Paseo de las Palmas # 731, Desp. 801, Col. Lomas de Chapultepec. 11000 CdMx
2623-2555 2623-2557 2623-2558
contacto@hegewischmontes.com

Tema del Mes

CONTRADICCIÓN DE TESIS 148/2012
“ALIMENTOS EN EL CONCUBINATO”

Por Antonio Hernández Perez


Previo al análisis de la contradicción de tesis realizada por el Ministro Ponente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, realizaremos una breve descripción de los conceptos de alimentos y concubinato.

De acuerdo al Diccionario de Derecho Usual de Cabanellas:

“ Alimentos. Las asistencias que por ley, contrato o testamento se dan algunas personas para para su manutención y subsistencia; esto es, para comida, bebida, vestido, habitación y recuperación de la salud, además de la educación e instrucción cuando el alimentista es menor de edad.”

“ Concubinato. Estado en que se encuentran el hombre y la mujer cuando comparten casa y vida como si fueran esposos; pero sin haber contraído ninguna especie de matrimonio, ni canónico ni civil.”
Para la legislación de Tamaulipas que es la que se analiza en la contradicción de tesis, no existe una definición del concubinato como tal, pero sí se dice que los alimentos comprenden la comida, el vestido, la habitación, la atención médica, la hospitalaria y en su caso, los gastos de embarazo y parto;
respecto de los menores, además, los gastos para su educación y para proporcionarles oficio, arte o profesión honestos y adecuados a sus circunstancias personales; con relación a las personas con algún tipo de discapacidad o declarados en estado de interdicción, lo necesario para lograr, en lo posible, su rehabilitación; y por lo que hace a los adultos mayores que carezcan de capacidad económica, además de todo lo necesario para su atención geriátrica, se procurará que los alimentos se les proporcionen, integrándolos a la familia.

Para la legislación de la Ciudad de México concubinato es una relación jurídica familiar generadora de derechos, obligaciones y deberes recíprocos que nace de la unión de dos personas que sin haberse casado y que de manera voluntaria han decidido vivir juntos en forma constante y permanente, por un periodo mínimo de un año; o bien cuando se hayan procreado hijos en común y vivan juntos. Si con una misma persona se establecen varias uniones del tipo antes descrito, en ninguna se reputará concubinato.

Quien haya actuado de buena fe podrá demandar del otro, una indemnización por daños y perjuicios.
Dentro de las obligaciones y derechos que se generan por el concubinato, se encuentran los alimentos.

Para la legislación de Chiapas, que es otro tribunal contendiente en esta contradicción de tesis tenemos que: 

Concubinato se conceptualiza como unión de una mujer y un hombre que hayan vivido como si fueran maridos, y la mujer tiene derecho a percibir alimentos de su concubino siempre que se
reúnan los requisitos siguientes:

i) que haya vivido con el concubino bajo el mismo techo durante tres años consecutivos o haya procreado hijos en comun; ii) que no esté unida en concubinato con otro hombre; iii) que ambos concubinos hayan permanecido libres del matrimonio durante el concubinato; iv) el concubinario para tener derecho a que le de alimentos su concubina, además de los requisitos expresados anteriormente justificara que está imposibilitado para trabajar y que no tiene bienes.
Ahora bien entrando al tema tratado en la contradicción de la tesis, primero estableceremos que se entiende por alimentos ; el Código Civil para la Ciudad de México, define los alimentos como:

“ Artículo 308.- Los alimentos comprenden: 

I. La comida, el vestido, la habitación, la atención médica, la hospitalaria y en su caso, los gastos de embarazo y parto; II. Respecto de los menores, además, los gastos para su educación y para proporcionarles oficio, arte o profesión adecuados a sus circunstancias personales; III. Con relación a las personas con algún tipo de discapacidad o declarados en estado de interdicción, lo necesario para lograr, en lo posible, su habilitación o rehabilitación y su desarrollo; y IV. Por lo que hace a los adultos mayores que carezcan de capacidad económica, además de todo lo necesario para su atención geriátrica, se procurará que los alimentos se les proporcionen, integrándolos a la familia.”

Ahora atendiendo al tema de la presente, la contradicción de tesis 148/2012 de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación bajo la Ponencia del Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, por la cual resuelve las contradicciones que se generan de las resoluciones de amparo emitidas por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa y Civil del Decimonoveno Circuito, el Segundo
Tribunal Colegiado en Materias Civil y de Trabajo del Vigésimo Circuito y el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito surgió debido a los criterios utilizados por las autoridades ya mencionadas, en donde dilucidan si una vez disuelto el concubinato debe subsistir o no la obligación de proporcionar alimentos.

Esto debido a que el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa y Civil del Decimonoveno Circuito estima que haciendo una interpretación extensiva o similar entre matrimonio y concubinato, las personas que estuvieron unidas ya sea en matrimonio o concubinato tienen derecho a una pensión alimenticia una vez disuelto este vínculo.

Por su parte el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito y el Segundo Tribunal Colegiado en Materias Civil y de Trabajo del Vigésimo Circuito sostuvieron que se debía diferenciar lo que ocurre en el matrimonio respecto del concubinato, de tal manera que esta clase de vínculo sólo es reconocido por el derecho mientras perdure la misma.

Como se desprende del análisis de hecho por la Primera Sala de la Suprema Corte la discusión no se discute el derecho a los alimentos entre los concubinos, sino si este derecho subsiste una vez terminada la relación del concubinato. 

Es por esto que el análisis que realiza la Primera Sala se enfoca en primero entender que se debe proteger a la familia como base de la sociedad si bien las figuras del concubinato y del matrimonio son figuras jurídicas distintas tienen como fin el formar una familia.

Que los alimentos gozan de ciertas características que se deben privilegiar dado el fin social que se protege a través de estos, la cual satisface las necesidades del integrante del grupo familiar que no tiene los medios para tener los recursos necesarios para su subsistencia.

Asimismo el entender que los alimentos no son una sanción civil impuesta a quien resulte culpable de la terminación de la relación familiar, sino es la necesidad e imposibilidad del acreedor alimentario de allegarse de alimentos, lo que debe prevalecer.

Que la familia como base de la sociedad está protegida constitucionalmente, esto como una realidad social, la cual debe estar protegida en todas sus formas y manifestaciones.

Por lo que en ese entendido queda claro que los cónyuges (matrimonio) y los concubinos son parte de un grupo familiar, esencialmente igual. En ese sentido, cualquier distinción jurídica que no sea objetiva, razonable y sin estar debidamente justificada, se estaría violando el precepto constitucional de la igualdad plasmado en el artículo 1° de la Constitución.

Motivo por el cual y dentro del análisis hecho por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia, los concubinos tienen derecho a una pensión alimenticia, esto como lo menciona los artículos:

«Artículo 280 (Código Civil para el Estado de Tamaulipas vigente en el 2011).- Los concubinos tienen derecho a alimentos cuando hayan vivido maritalemten durante tres años consecutivos, o menos, si hay descendencia, siempre y cuando ambos hayan permanecido libres de matrimonio.

Artículo 391 (Código Civil del EStado Libre y Soberano de Guerrero vigente en el 2005).- Los cónyuges deberán darse alimentos; la ley determinará cuando queda subsistente edta obligación en los casos de divorcio y en otros que la misma ley señale. Los concubinos estará obligados, en igual forma, a darse alimentos.

Artículo 302 (Código Civil para el Distrito Federal vigente en 1997).- Los Cónyuges deben darse alimentos; la Ley determinará cuando queda subsistente esta obligación en los casos de diborcio y otros que la misma Ley señale. Los concubinos están obligados, en igual forma, a darse alimentos si se satisfacen los requisistos señalados por el artículo 1635″ Asi mismo y apesar de no haber entrado dentro del analisis de la Primera Sala, el Código Civil para el Estado de México, tambien señala que los concubinos se daran alimentos, bajo las siguientes reglas:

» Reglas sobre alimentos entre concubinos y los hijos Artículo 4.129. Los concubinos están obligados a dar alimentos, conforme a las siguientes reglas y acciones afirmativas: 

I. Que acrediten haber hecho vida común por al menos un año o haber procreado algún hijo en común; II. Que la concubina carezca de bienes y que se haya dedicado cotidianamente al trabajo del hogar, consistente en tareas de administración, dirección, atención y cuidado de las y los hijos, tendrá derecho a alimentos, mismo que no será inferior al cuarenta por ciento del total del sueldo, hasta que los hijos cumplan la mayoría de edad o que se dediquen al estudio.

Tratándose de las y los hijos mayores de edad discapacitados, previa acreditación con la documentación idónea expedida por una institución pública de salud, al cuidado de la concubina, el deberá de proporcionarlos de por vida.

Cuando el concubino se encuentre imposibilitado física o mentalmente para trabajar, previa acreditación con la documentación idónea expedida por una institución pública de salud, tendrá derecho a alimentos, el cual no será inferior al veinte por ciento del total del sueldo, por el tiempo que haya durado el concubinato.

III. Que no haya contraído nuevas nupcias o viva en concubinato; IV. Que se reclame dentro del año siguiente de haber cesado el concubinato.

En el caso de que la concubina trabaje u obtenga una actividad remunerada, la obligación del concubino para dar alimentos será en los términos que establezca este Código.

La concubina que no tenga hijas o hijos, que carezca de bienes y que se haya dedicado cotidianamente al trabajo del hogar, consistente en tareas de administración, dirección y atención, tendrá derecho a alimentos, mismo que no será inferior al treinta por ciento del total del sueldo, por el tiempo que haya durado el concubinato.

No podrán reclamar alimentos y en su caso cesarán si se une en concubinato o contrae matrimonio.»
Como se ha visto, de la interpretación de la Primera Sala, se desprende que no se encuentra impedimento alguno para interpretar que los ex concubinos gozan del derecho a alimentos, 
debido a que la unión familiar que se forma del concubinato es básicamente la misma que se genera con el matrimonio, por lo que no es razonable concluir que la obligación de los alimentos en el caso del matrimonio continúa una vez que ha terminado la relación y no así en el caso del concubinato. Pues como se ha referido previamente sería violar el principio de igualdad.

Sin embargo sí deberán de seguirse ciertas reglas generales que regulan los alimentos así como los requisitos y límites que se establecen en el caso del divorcio como lo son, las necesidades del acreedor alimentario, las posibilidades del deudor alimentario, la capacidad para trabajar de los concubinos y su situación económica. 

Estas reglas de pensión alimenticia en favor de los ex concubinos está sujeta a los lineamientos que se siguen en la Ley en los artículos correspondientes a los alimentos y al divorcio, lineamientos dentro de los cuales destaca que el derecho a recibir alimentos subsistirá por el tiempo que duró la relación de concubinato y en tanto el acreedor no contraiga matrimonio o se una en un nuevo concubinato con otra persona. 

Por lo que en conclusión la Primera Sala, resuelve que el derecho a recibir alimentos, en los ex concubinos, debe ser analizado de manera particular haciendo una evaluación de cada caso en concreto, tal como sucede en el matrimonio

Link